Blogg

Blogg

En el año 2020 el ser humano hizo una promesa

Posted on


El ser humano cegado por la negra bruma, se creía el animal más inteligente y superior. Arrasaba, extinguía y explotaba, acumulando, jamás satisfecho, siempre ambicionando algo más estaba. Y así vivía, derrochando, consumiendo sin descanso, contaminando por su paso.

Algunos llegaron a gritar desesperados: «por favor frenemos, vayamos más despacio, que todavía estamos a tiempo de reflexionar y hacer bien las cosas» Y otros se reían de Greta, de su preocupación y angustia por el cambio climático y la inevitable muerte del planeta.

De repente un día, un virus, que decían procedía de la China, forzó a la Humanidad de golpe a frenar. Dolor del pulmón y mucha dificultad al respirar, qué ironía, eran típicos síntomas de esta gripe tan mortal.

¡Ay, qué triste tanta muerte, tantos muertos!

Obligado a pararse por un instante que lo sintió eterno, el ser humano empezó a respirar aire puro de nuevo. Y respirando comprendió que era absurdo cargarse el planeta por dinero.

Tras la ausencia humana, los bosques y selvas de verdes vivísimos e intensos se vistieron. Las aguas de los mares, lagos y ríos previamente envenenadas iban purificándose por cada día que pasaba, y los animales en libertad sin miedo se mostraban por el mundo, hasta delfines por las calles de Venecia, qué belleza fue contemplar esa nueva experiencia.

Sufriendo los procesos de cambio, el hombre lloró y lloró por todo; de rabia, por avaricia, de felicidad, por la economía, de remordimiento, por las deudas que tenía, por no poder salir, por el futuro, por la inseguridad tan grande que sentía, por la profunda pena de ver a tantos seres queridos aislados y solos muriendo.

Las lágrimas del mundo entero limpiaron y sanaron al mundo y al hombre y vio éste que era verdaderamente hermoso por dentro. Y una vez consciente, en el año dos mil veinte, el ser humano hizo una promesa: dejarles de herencia a sus hijos, sobrinos y nietos en vez de dinero un mejor y más sano planeta.

©Milagros Villasclaras Lomas, Suecia, 2020

 

Categories: Corona - Pandemia

Post a Comment

Oops!

Oops, you forgot something.

Oops!

The words you entered did not match the given text. Please try again.

0 Comments